REbajas

Por Ferni Moreno ● Ilustración de Catriel Martínez

Las vidrieras nos seducen con carteles encantadores: descuentos de acá, descuentos de allá, dos por uno, descuento pindonga: todo parece un planazo. ¿Sos de las que arranca con cualquier promo? Mmmm, paremos la moto y pensemos en frío antes de llenarnos de prendas que ni siquiera nos gustan tanto, ¿no?
Primer paso: mirá tu vestidor a conciencia. ¿Qué necesitás? ¿Qué prenda tenés que destronar para darle lugar a una versión actualizada? No acumular es la clave, siempre.
Segundo paso: investigá un poco las promos. Hay oportunidades online muy buenas. Chequeá tu tarjeta porque quizás, un 40% menos se trasforma en un 70 todos los jueves y vos ni idea. O quizás tenés puntos acumulados y te sirven el doble un día de promo. Sacales el jugo.
Y recordá: aprovechar las liquidaciones es, en parte, conseguir esos HITS atemporales que sabés que siempre te van a salvar. Por ejemplo:
• Una camisa blanca impoluta es una inversión asegurada. Entallada u oversize, vos dirás.
• Unos buenos jeans de corte clásico re van. Atención: los famosos cigarette están en vías de extinción. Probate unos rectos, dales una oportunidad.
• El blazer negro/offwhite de lino se usa todo el año. Si encontrás uno a buen precio, no lo dudes.
• Un trench beige nunca falla.
• Una mochila, sentadora y guardatutti es la que va. Si es color suela, mucho mejor.
• Botas negras, ¿taco cuadrado? Golazo.
• Remeras básicas: blancas, gris melange, rosas, rayadas y negras. Si tienen frases tipo “Soltar”, “Sé tu misma”, “Apriete que no abolla”, “Si la vida te da limones”, ya no califican.
• Pulgar para arriba para un buen traje: sirve para cualquier batalla.
Y si querés comprarte ese vestido extravagante que una vez miraste frente a la vidriera embobada (que claramente vas a usar una sola vez), dale para adelante. La vida es una sola, date todos los gustos.

#modaporfavor #rebajas #sale
  • Share