Puber style

Por Ferni Moreno ● Ilustración de Catriel Martínez

Tenés esa reunión laboral súper importante para la que te preparaste todo el mes. O esa noche salís a comer con el potro del gym que te vuelve loca. O te casás y estás más feliz que perro con dos colas. O bien te toca sacarte la famosa foto carnet para tu nuevo pasaporte. Y zas, te levantás en “Back to the future”. No porque tengas el DeLorean estacionado en el living, sino porque al mirarte al espejo comprobás que sos adolescente again. ¿Viste cuando en el medio de la nariz, cual cráter lunar, te aparece EL grano? Bueno. Pero de esos granos que parecen tener vida propia, esos que son casi una obra de arte.

Te ponés a pensar en lo que comiste toda la semana, si te está por venir, si se te fue o si estás ovulando. Y lamentás profundamente ese chocolate porno que te comiste mirando el último capítulo de “Velvet”. Ya está. Estás ahí, sola, frente a ese okupa que se encargó que hacerse de tu cara. La noticia es que no lo vas a poder disimular con nada. No hay nada peor que ponerle maquillaje encima, lo empeorás y parece que se enoja y crece más. Cancelar tu día no es opción. Ponerte barbijo tipo Maicol, tampoco.

Por eso, #freethegrano y tomalo como una bendición. Llegá a la reunión y comentá al pasar que llegás con “un asistente” señalando la protuberancia. Comenzá tu cita pidiendo dos tragos: para vos, tu preferido, y alguno nuevo para tu compañero de nariz. Confirmá en tu casamiento que lo de ustedes es un ménage à trois. Y en el pasaporte, nada hagas lo que hagas, siempre vas a salir mal. Porque si no podés contra él, únete, siempre #foreveryoung #granosatodaedad #teamograno #ahre

#lavidamisma
  • Share