Cuatro cachetes incident

Por Ferni Moreno ● Ilustración de Catriel Martínez

Te levantaste con toda, tenés un día larguísimo (para variar) y te sentís más que preparada para la acción. Elegís un look cómodo & chic, te alargás las pestañas, dos clicks de perfume y estás en la calle hecha una bomba. Caminás por tu cuadra favorita, te relojeás en una vidriera y…WHAT. El reflejo no te devuelve la magia que tenías en mente. Tus jeans preferidos, esos que amás y te bancan en todas, te traicionan con un traste digno de un examen de calidad. CUATRO CACHETES, ¿desde cuándo? Si tenemos dos por el amor de la vidddda. Probás en el reflejo de un auto, en el espejo del local de zapatos de la esquina, te hacés una selfie de traste y nada, es una realidad, sos la mujer de cola cuatripartita.

Acá hay una sola responsable, lo sabemos, es esa bombacha con volados que te compraste tan entusiasmada. La vedetina no es amiga de los pantalones, es cómoda para ciertas ocasiones y prendas pero no para los jeans de calce profundo. ¿Entonces? Las opciones son: tanga rabiosa (hablo del casi hilo dental) que no marca nada y te deja hecha una estrella del Maipo o bombachón “carpa” 100% algodón de esos gigantes como los que usa la abuela. Recomiendo las versiones sin costura, súper adaptables a todos los cuerpos y casi invisibles. Si te copa la onda body lo mismo, buscá las terminaciones más anchas al mejor estilo Baywatch de Pamela Anderson. Porque vedetina + jeans #saynomore

#modaporfavor #asisi
  • Share